6 ejercicios para la disfunción eréctil (DE)

4.3 (92%) 37 votes

La disfunción eréctil ocurre cuando un hombre no puede lograr o mantener una erección. Es común en hombres de todas las edades.

Los músculos, especialmente aquellos importantes para mantener una erección, a veces pierden tono y fuerza. Como resultado, los ejercicios pueden ayudar a revertir la disfunción eréctil (DE).

Las causas y los factores de riesgo para la disfunción eréctil incluyen:

Los médicos pueden recetar inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5, como Viagra, para la disfunción eréctil. Los cambios en el estilo de vida, incluido el ejercicio y la pérdida de peso, también son efectivos para tratar la disfunción eréctil.

El tratamiento de la causa de la disfunción eréctil tendrá resultados a largo plazo, mientras que los medicamentos solo proporcionan un alivio temporal. Además, algunas personas creen que las drogas son ineficaces.

A veces, los factores psicológicos son responsables de la disfunción eréctil. En estos casos, una persona puede beneficiarse de formas de terapia del habla.

¿Qué tipos de ejercicios pueden ayudar?

Los ejercicios que fortalecen los músculos del piso pélvico pueden ser beneficiosos para las personas con disfunción eréctil.

Los músculos del piso pélvico son esenciales para mantener el flujo sanguíneo hacia el pene y mantener las erecciones.

Los músculos hacen esto ejerciendo presión sobre las venas del pene. La presión evita que la sangre salga del área, haciendo posible una erección.

Los ejercicios del piso pélvico, o Kegel, son los más beneficiosos para la disfunción eréctil.

Estos ejercicios afectan los músculos en la parte inferior de la pelvis, especialmente uno llamado pubococcígeo. Esto pasa del hueso púbico al cóccix y soporta los órganos pélvicos.

Cuando este músculo se debilita, no puede evitar que la sangre escape del pene erecto.

Realizar ejercicios del piso pélvico fortalecerá y mejorará el tono del pubococcígeo. Puede tomar de 4 a 6 semanas para que una persona note una diferencia en las erecciones.

1. Activación de los músculos del piso pélvico.

Este ejercicio es simple pero importante. Enseñe a una persona cómo activar los músculos del piso pélvico.

  • Acuéstese con las rodillas dobladas, los pies apoyados en el suelo y los brazos a los lados.
  • Exhala y aprieta los músculos del piso pélvico contando hasta tres.
  • Inhale y suelte mientras cuenta hasta tres.
  • Tómese un tiempo para identificar el grupo correcto de músculos, los que se encuentran en la parte inferior de la pelvis. En cambio, puede ser fácil contraer accidentalmente otros músculos, especialmente los del estómago, las nalgas o las piernas.

2. Activación de la sesión del suelo pélvico.

  • Siéntese con los brazos a los lados y los pies apoyados en el piso, al ancho de las caderas.
  • Usando la misma técnica que la anterior, active los músculos del piso pélvico para contar hasta tres y libere para contar hasta tres.
  • Asegúrese de que el estómago, las nalgas y los músculos de las piernas no se contraigan.

3. Activación del suelo pélvico de pie.

  • Párese derecho con los brazos a los lados y los pies separados al ancho de las caderas.
  • Usando la técnica anterior, active los músculos del piso pélvico para contar hasta tres y suelte hasta contar hasta tres.
  • Asegúrese de que el estómago, las nalgas y los músculos de las piernas no se contraigan.

Una vez que una persona se siente cómoda realizando ejercicios de Kegel tres veces al día, puede ayudar a agregar ejercicios que impliquen más movimiento.

Estos ejercicios de Pilates activan el grupo correcto de músculos y desafían a una persona a mantener la fuerza del piso pélvico mientras se mueve.

4. Caída de rodilla

Este es un ejercicio para principiantes que involucra pequeños movimientos.

  • Acuéstese con las rodillas dobladas, los pies apoyados en el suelo y los brazos a los lados.
  • Mantenga su columna vertebral en una posición neutral, con un pequeño espacio entre el centro de su espalda y el piso.
  • Exhale, apriete los músculos del piso pélvico y baje lentamente una rodilla al piso. Bájelo lo más posible mientras mantiene la activación de los músculos del piso pélvico. Mantén tu pelvis estable.
  • Inhale, suelte los músculos y doble la rodilla nuevamente.
  • Repita en el otro lado.
  • Comienza con cuatro o cinco repeticiones en cada lado y acumula hasta 10.

5. Levanta tu pie trasero

Este ejercicio se basa en recaídas en la rodilla e involucra pequeños movimientos.

  • Acuéstese con las rodillas dobladas, los pies apoyados en el suelo y los brazos a los lados.
  • Exhale, contraiga los músculos del piso pélvico y levante lentamente un pie del piso. Mantenga la pelvis y la columna estables.
  • Inhale, baje el pie al suelo.
  • Lados alternos.

6. Rizo pélvico

Este ejercicio es común en Pilates.

  • Acuéstese con las rodillas dobladas, los pies apoyados en el suelo y los brazos a los lados.
  • Mantenga su columna vertebral en una posición neutral, con un pequeño espacio entre el centro de su espalda y el piso.
  • Exhala e involucra los músculos del piso pélvico.
  • Incline la pelvis hacia arriba hacia el ombligo, mientras presiona la espalda plana contra el piso.
  • Lentamente levante las nalgas y empuje los talones hacia el piso.
  • Aprieta los glúteos levantándolo y la parte inferior y media de la espalda.
  • Su peso corporal debe descansar sobre sus hombros.
  • Tome tres respiraciones y apriete las nalgas y los músculos del piso pélvico.
  • Baje lentamente las nalgas y la espalda, vértebra por vértebra, al piso.
  • Repita tres o cuatro veces inicialmente y cree hasta 10 repeticiones.

Al principio, una persona solo puede realizar un ejercicio tres o cuatro veces.

Desarrolle fuerza practicando los ejercicios todos los días. Al final, trabaje hasta 10 repeticiones de cada ejercicio por día.

Si una persona deja de hacer los ejercicios, los músculos pueden debilitarse y la DE puede regresar.

El ejercicio aeróbico también puede ayudar a las personas con DE.

Las personas que practicaron ejercicio aeróbico cuatro veces por semana vieron los mejores resultados, según los autores de una revisión sistemática de 2018.

Cada sesión de entrenamiento debe ser de intensidad moderada o alta y durar al menos 40 minutos.

Algunos ejemplos de ejercicios aeróbicos incluyen:

  • Ciclismo
  • clases de spinning
  • boxeo
  • paseo en barco
  • corriendo
  • saltar

Una persona debe mantener su rutina de ejercicio aeróbico durante al menos 6 meses.

El ejercicio es esencial para mantener la salud de los vasos sanguíneos y el corazón. Además, las personas con enfermedad cardiovascular tienen un mayor riesgo de disfunción eréctil.

La dieta y la pérdida de peso también son aspectos importantes del tratamiento y la prevención de la disfunción eréctil. Las personas con DE tienen más probabilidades de estar inactivas y tener sobrepeso. El alcohol también juega un papel.

Seguir las pautas dietéticas y limitar la ingesta de alcohol y alimentos con sal agregada, azúcar y grasa ayudará a reducir el riesgo de desarrollar disfunción eréctil.

Estos esfuerzos también reducirán el riesgo de apoplejía, enfermedad metabólica y enfermedad cardiovascular, todo relacionado con la DE.

Una persona con DE a menudo verá mejoras después de hacer cambios en el estilo de vida. Estos también deberían reducir la necesidad de atención médica y promover la salud general a largo plazo.

La regulación de la dieta y la realización de ejercicios, especialmente aquellos que afectan los músculos del piso pélvico, pueden ayudar a reducir o eliminar la disfunción eréctil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *