Caducidad de Detroit | Emparejamiento pandémico: ¿cómo buscas el amor mientras estás atrapado?

3.3 (97%) 33 votes

Featured_pandemicdating_42691

Fue una primavera extraña. Enfermedad y muerte Pérdida y aplazamiento. Primeras comuniones y diplomas virtuales. Hora feliz FaceTime. Todos tienen algunos momentos que recordarán.

Margaret, una mujer de 37 años que trata de encontrar el amor en una pandemia, tiene una que nunca olvidará: una cita que consistía en salir a caminar socialmente, ambos enmascarados. Todo salió bien, luego lo siguieron con una cena al aire libre sin máscara: Carryout, compartido en su patio.

«Me encontré a seis pies de él, pero no nos tocamos», recordó. Una pareja del siglo XIX cortejando bajo estricto control probablemente no podría haberlo hecho mejor.

Citas se trata de hacer conexiones. Las crisis de salud pública se refieren a su separación (al menos, ya que se refieren al contagio). Pero es posible salir con una orden de residencia en todo el estado.

Ayuda, dicen los solteros, si eres hábil con las aplicaciones de citas. Si te gusta coquetear. Y si no te importa esperar. Además de la gama habitual de enfermedades que persiguen las personas sexualmente activas, Covid-19 puede matarte. No fomenta los enlaces.

«Te frena, eso es seguro», dijo Margaret, quien pidió permanecer en el anonimato. «Pero es un lindo lento».

Si ha pasado un tiempo desde que has estado en el mercado, como dice el refrán, deberías dejar de leer ahora y besar la cara de tu pareja. Debido a que incluso las personas que usan aplicaciones de citas dicen que son terribles, las caras pasan por una esclusa de píxeles, intenta hacer conexiones con un deslizamiento hacia la derecha y, oh Dios mío, la audición se convierte en todo.

«Creo que originalmente, todos salimos y conocimos gente o nos encontramos con gente y pensamos: ‘Eres gracioso’, y debes conocer a alguien con el tiempo», dijo Ted Moss, un joven de su edad. 67 años que tiene muchas opiniones sobre lo que se necesita para conocer gente en momentos como este. «Con las citas por Internet es diferente. Tienes que poner un currículum. Es comprar en línea».

Moss, que vive en Fenton, explica cómo debería ser: hay que ser amigable, pero no demasiado amigable. Que estas disparando Debe ser un poco vago; no quieres revelar demasiado demasiado pronto. Y enviar mensajes de texto es algo delicado; demasiados mensajes de texto, y te desesperas, demasiado pequeño y tu conexión frágil corre el riesgo de flotar en el éter en busca de alguien más.


El sitio de citas Hinge no tiene perfiles, solo imágenes e instrucciones.

Agregue coronavirus y es aún más moderado. Actualmente está enviando un SMS a tres mujeres, esperando que el bloqueo se afloje, para poder llevarlas a su primera cita favorita: café o una sola bebida, no importa cuán bueno sea. ¿Qué pasa si no sale bien? Más de eso en un minuto.

Escaparates, comprar en layaway

Rich, que también requiere identificación solamente, tiene 53 años y, con todas las medidas razonables, una fecha razonable para una mujer razonable. Claro, es difícil obtener una lectura 100% precisa sobre alguien de una conversación telefónica, pero parece saludable y equilibrado. Es dueño de su casa en Roseville, alquila otros. Nunca se casó pero le encanta asistir. En abril, seguía las órdenes del gobernador, pero estaba empezando a frotar un poco.

Él también habló con un par de mujeres. Uno sugirió una suspensión socialmente distante en un parque local, lo cual rechazó, pero probablemente no pueda resistir para siempre. Echa de menos ver «la reacción facial de alguien, verlos, hacer bromas sobre por qué usamos pantalones de chándal».

Pero muchos días, dice, las aplicaciones como Hinge, Bumble y Tinder son un lugar para jugar con mujeres mercenarias jóvenes que vienen en busca de un papito azucarero o algún otro negocio pagado. Le gusta juntarlos. (Hola, todo el mundo se está volviendo un poco loco en este momento).

De lo contrario, está feliz de hacerlo de la manera en que generalmente se hace, para cualquiera que no esté buscando una conexión inmediata: desplazarse, desplazarse hacia atrás, enviar mensajes de texto, llamar, hablar, hablar, quizás reunirse para chatear sin presión cuando las restricciones aumentan y los lugares públicos se vuelven a abrir. ¿Hasta entonces?

«No forzaré nada para la compañía», dijo Rich. «Estoy felizmente soltera».

También Cheryl Turski, de 38 años, de Detroit. Instructora de fitness y profesora de teatro en Wayne State, tiene el tipo de personalidad que aporta a FaceTime y Zoom como un pato en un charco. Y ha tenido algunas citas virtuales en cuarentena, eventos que trata como si fueran reales: se peina y se maquilla, se sirve una bebida y se asegura de tener los ajustes correctos en Zoom.

«Tengo la iluminación frontal y la cámara (más alta)», dijo. «Zoom tiene una función llamada» mejora mi apariencia. «Casilla de verificación, marcada». A partir de ahí, se relaja en una conversación con un hombre amable que acordó encontrarse. Pero, por supuesto, una persona de teatro puede audicionar.

«Me gusta correr riesgos», dijo Turski. «Probablemente diré que sí a una (reunión de video) con hombres que no estoy seguro de querer conocer en persona», porque ¿qué tienes que perder? Tienes que dejar que la gente se te revele.

En cuanto a las reuniones cara a cara, todavía no lo está haciendo, pero lo hará y sin miedo.

«Estoy casi seguro de que ya tengo Covid», dijo, contratado en un viaje de invierno a Nueva York antes de que las pruebas estuvieran disponibles. Quizás una prueba de anticuerpos lo confirme más tarde. Por ahora, «a medida que envejezco, veo que es importante darles a las personas algo de tiempo y un par de posibilidades. Me gustaría casarme. Algún día».

Todo es material

En cuanto a Ted Moss, a los 67 años, tiene dos matrimonios en su espejo retrovisor. Está en buenos términos con sus dos ex amigos, ama a sus hijos adultos y no es ajeno a la vida moderna y a la investigación: ha comenzado una comedia de pie en los últimos años y tiene un podcast, Ted Talks 2 Much, en el que entrevista a otros. comediantes y, a menudo, comparte sus experiencias de citas, especialmente las relacionadas con las aplicaciones.

«Los probé todos», dijo. “Asistí a Black People Meet y conocí a una chica blanca. Subí (un sitio de citas para discapacitados) porque tenía una niña sorda. Fui a BeautifulPeople.com, donde otros miembros deben votar si eres lo suficientemente bella. Puse la foto a pasear. «

Básicamente, pandémico o no, «es como pescar en el hielo. Estás en los agujeros de excavación de hielo. No tienes idea de dónde están los peces».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *