Cómo el virus corona está cambiando las citas y el sexo en línea

3.4 (83%) 32 votes

Las videollamadas sirven como una «verificación de vibraciones», que algunos solteros llaman «verificación de vibraciones», y les permite evaluar la química en un contexto que va más allá de las bromas de texto. Kang predice que estos controles de vibraciones serán la norma mucho después de que se haya encontrado la cura para Covid-19, ya que las personas intentan intercambiar las fotos filtradas de la cultura selfie por una imagen más realista de una persona. «Al principio, la gente no se siente muy bien», dice Kang, «pero luego se ven obligados a intentarlo si descubren que no conocerán gente por mucho tiempo». Tan pronto como lo intenten, probablemente lo volverán a hacer. «

Jazz Una mujer de Londres ha estado trabajando con aplicaciones de citas desde 2014. Las videollamadas han hecho que las citas sean menos casuales, dice ella.

«Esta es la primera vez que puedo verme en video y construir una conexión emocional con un hombre a través del físico», dice ella. «Tres semanas sin contacto significa que puedes dejar las falsificaciones como moscas y tratar con aquellos que realmente quieren algo más».

Jazz afirma que no ha cambiado la forma en que se presenta («ropa de salón y sin maquillaje, si les gusta así, les gustas en todos los estados») y disfruta de la facilidad de la cita: «Yo también puedo tomar una». Copa de vino y rodar en la cama. Woohoo! «

Sexo en la distancia

El virus Corona no solo cambia las normas sobre citas: la tecnología sexual también se está volviendo cada vez más popular. Mucho de esto tiene que ver con los efectos de la cuarentena, dice Justin Lehmiller, investigador asociado del Instituto Kinsey. Si bien el virus corona y los bloqueos resultantes aún son demasiado nuevos para permitir un análisis real, está claro que los tiempos extraños en los que vivimos ahora están cambiando nuestro comportamiento. Las personas prueban los últimos dispositivos sexuales, visitan clubes de striptease de realidad virtual, visitan fiestas sexuales con zoom e incluso buscan pornografía específica en PornHub: videos caseros que fetichizan el virus corona.

Polly Rodríguez, fundadora del minorista de juguetes sexuales Unbound Babes, dice que cuando llegó el virus corona, las compañías de tecnología sexual estaban luchando. Muchos juguetes sexuales se fabrican en China, lo que significa que la cadena de suministro se vio muy afectada.

Sin embargo, la demanda sigue siendo alta. Cuando los primeros pacientes en los Estados Unidos contrajeron coronavirus, los bebés no unidos corrieron para completar los pedidos de vibradores y paquetes de condones múltiples, que aumentaron un 30% en la primera semana de marzo y otro 40% en la segunda semana. «Esta suele ser nuestra época más lenta del año», dice ella. «La gente acampa y espera que tome un tiempo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *