El arte holandés de la edad de oro no se trataba solo de blancos. Aquí está la prueba.

4.5 (88%) 27 votes

La Sra. Archangel dijo que el foco del espectáculo está en las imágenes que presentan «los muchos papeles diferentes que los negros jugaron en la sociedad y los muchos papeles diferentes que jugaron en las pinturas de artistas». La exposición, agregó, «retrata más de lo que sabíamos antes, que eran principalmente imágenes de sirvientes y esclavos».

En el siglo XVII, los Países Bajos estaban profundamente involucrados en el comercio internacional de esclavos, pero la esclavitud estaba prohibida en suelo holandés. Las personas de ascendencia africana que vivían en Holanda en ese momento llegaron como sirvientes traídos por familias inmigrantes, dijo Mark Ponte, historiador del Archivo de la Ciudad de Amsterdam e investigador jefe de la exhibición de la Casa Rembrandt.

Ponte se especializa en la migración temprana y la historia de la trata transatlántica de esclavos: utilizando documentos de matrimonio, nacimiento y muerte, ha podido reconstruir una red de aproximadamente 100 personas negras que vivían en Amsterdam en la época de Rembrandt. Las mujeres que identificó eran en su mayoría sirvientas en las casas de familias judías sefardíes que habían emigrado a los Países Bajos desde Portugal, y la mayoría de los hombres eran marineros brasileños que trabajaban en el comercio marítimo.

Al mapear sus direcciones en el centro de la ciudad, Ponte descubrió que muchos vivían en lo que ahora se llama el distrito cultural judío, donde Rembrandt una vez tuvo un estudio; Algunos de ellos pueden haber sido sus modelos.

Ponte y los curadores dijeron que querían vincular a los residentes negros del barrio de Rembrandt con las imágenes que el artista creó. En total, Rembrandt creó al menos 26 imágenes de sujetos negros, según el conde de Kolfin (12 pinturas, ocho grabados y seis dibujos), y la mayoría de ellos probablemente se basaron en sus vecinos, independientemente de si posaron para él o Míralos en el camino.

«A los artistas holandeses les gusta pintar lo que está frente a ellos», dijo Kolfin. De 1620 a 1660, hubo un marcado aumento en los africanos en Amsterdam, agregó, como lo demuestra la investigación del señor Ponte. «Pero fue imposible vincular los nombres a las caras, lo cual es decepcionante», agregó Koflin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *