Los isleños de fuego marchan en protesta pacífica

4.1 (91%) 21 votes

Lo más destacado de la Fire Island for Black Lives Matter Action Coalition en marzo en la Terminal de Ferry de Ocean Beach.

El 25 de mayo, un hombre blanco de 46 años fue asesinado por un policía blanco en Minneapolis, Minnesota. A las 5 p.m. del 6 de junio, alrededor de 100 isleños de bomberos comenzaron a marchar en Ocean Bay Park. Se reunieron para protestas pacíficas, donde los participantes comenzaron a cantar «Di su nombre, George Floyd».

Los manifestantes repitieron sentimientos similares para estar de acuerdo con aquellos que han estado involucrados en rebeliones en todo el mundo, y exigieron el reconocimiento del movimiento Black Flives Matter, que fue reavivado por la muerte de Floyd. «Sin justicia, sin paz», se hizo eco de la calle Erie en Ocean Bay Park hasta Ocean Beach Marina, donde terminó la protesta.

Los organizadores, Zoë Snyder, de 21 años, de Brooklyn, y Emily Pritzl, de 23 años, también de Brooklyn, comenzaron la protesta anunciando la reunión en nombre de la injusticia racial.

A la vuelta de la esquina en Seaview cuando la marcha se dirigió hacia el oeste.

validado por un sistema roto. Pidieron que las frases «No dispare» y «No puedo respirar» se eliminen de la conversación porque los participantes no pudieron entender los orígenes de esta terminología.

«Obviamente vimos las muchas otras protestas que tuvieron lugar y quisimos usar nuestro privilegio de manera constructiva», dijo Snyder.

Pritzl dijo que cuando ella y Snyder hablaron con sus amigos y familiares sobre el movimiento Black Lives Matter, se inspiraron para entablar un diálogo sobre cómo Fire Island puede participar en la lucha contra el racismo sistémico.

«El primer paso fue hablar con el jefe de policía de Ocean Beach, George Hesse», dijo Pritzl. “Nos puso en contacto con un grupo de otras chicas que intentaron lograr el mismo objetivo. En nuestras conversaciones con el Departamento de Policía de Ocean Beach, su única preocupación era que la protesta seguiría siendo pacífica. «

Cuando el mar de signos con las expresiones «No existe la vida azul» y «Así es la democracia» se movió hacia el oeste, comenzó a fluir. Los manifestantes cantaron poderosamente a pesar del clima y usaron cubiertas faciales para protegerse del COVID-19. Algunos iban vestidos con máscaras que fueron impactadas por un icónico diseño combinado rojo de Fire Island, mientras que otros dibujaron «BLM» sobre su máscara con una pluma negra gruesa.

«Uno de nuestros mayores problemas desde el principio fue encontrar nuestro lugar en él», dijo Snyder. «Reconocemos la naturaleza predominantemente blanca de Fire Island … sin embargo, queríamos amplificar las voces de la comunidad negra y usar nuestro privilegio en una habitación donde sentimos que la comunidad negra no tiene voz».

Maya Dobau, de 17 años, de la ciudad de Nueva York, expresó preocupaciones similares a las de Snyder. «Todos hemos cuestionado la efectividad de una protesta en una isla donde no viven muchas personas de color», dijo Dobau. «Creo que las personas que comenzaron la protesta respondieron bien en su respuesta, que menciona el inmenso privilegio que perdura en esta comunidad. Podemos usar este privilegio para ser progresivos porque, como muchos de los signos dicen, «el silencio blanco es violencia».

Robert Cochran, de 27 años, de Babilonia, dijo que había marchado para mostrar el apoyo de aquellos que han sido marginados en Estados Unidos durante tanto tiempo. «La naturaleza blanca de Fire Island es una razón más para hacer justicia», dijo Cochran. «Es tan importante que las personas con color estén representadas en nuestra comunidad y que tengamos que trabajar para ellas».

Andrea Nimberger, de 60 años, de Manhattan y residente de verano en Ocean Beach, estuvo de acuerdo con las actitudes de Dobau y Cochran. Ella dijo que en comunidades privilegiadas y ricas como Fire Island, es importante proporcionar espacio para discusiones constructivas sobre las injusticias raciales.

Cuando la protesta llegó a su destino final, los organizadores pronunciaron los nombres de 60 personas negras que perdieron la vida en la brutalidad policial. Hubo un minuto de silencio mientras los manifestantes se empapaban de solidaridad.

En una comunidad predominantemente blanca, solo había un puñado de personas de color en la multitud. Sin embargo, los organizadores reconocieron a la población de los participantes y utilizaron este hecho solo para discusiones constructivas.

Snyder se levantó para hablar con los manifestantes y mencionó la presencia de los agentes de los alrededores mientras hablaba. Ella dijo que el Ocean Beach Incorporated Village es monitoreado triplemente por oficiales del Departamento de Policía de Ocean Beach, el Departamento de Policía del Condado de Suffolk y el Departamento de Policía del Estado.

«No hay crimen aquí. La gente en Ocean Beach no necesita ser monitoreada tanto. El presupuesto de la policía para 2021 es de $ 1 millón excluyendo el plan de pensiones. Las personas de Ocean Beach donan su dinero a esta causa cuando hay muchas otras comunidades que realmente podrían beneficiarse de una asignación alternativa de estos fondos. «

Snyder concluyó recordando a cada miembro de la multitud la importancia de reconocer su propio privilegio. Muchas otras mujeres jóvenes la seguirían.

«Recuerde que hablamos desde nuestras voces durante la conversación y usamos nuestro privilegio en esta área como personas blancas para defender a nuestros conciudadanos que sienten que no pueden hablar sin represalias», dijo Snyder. «Hay oportunidades para que cada uno de nosotros participe, y una de las más efectivas es la donación».

Fotos para este artículo de Robert Sherman.

El grupo de Facebook, Fire Island for Black Lives Matter Action Coalition, fue fundado para dar a conocer la protesta. Se dice que permanece y sirve como foro para el activismo continuo en Fire Island.

Sobre el Autor

Emma Boskovski

Emma Boskovski

Emma ingresa a su tercer año en SUNY Geneseo, donde estudia comunicación. En Geneseo, es la editora de noticias del periódico de su universidad The Lamron. Emma vive en Bay Shore, donde gestiona las ventas. Este es su segundo año escribiendo para The Fire Island News.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *