Tratamiento médico basado en pautas y tratamiento de la disfunción eréctil

3.4 (83%) 34 votes

(UroToday.com) El asistente médico Ken Mitchell, MPAS, PA-C, proporcionó una revisión en profundidad de la Declaración de pautas de disfunción eréctil (DE) de AUA 2018 en la conferencia virtual de AUA 2020, agregando «perlas» clínicas para la APP.1 La guía AUA ED es un documento basado en evidencia que revisa la evaluación, el diagnóstico y el tratamiento, con un algoritmo para la toma de decisiones clínicas. La directriz de DE se basa en el proceso compartido de toma de decisiones en el que el paciente y el médico trabajan juntos para determinar el mejor curso de terapia, en función de los beneficios en términos de riesgos y el resultado deseado (objetivos) de los pacientes. La directriz ED recomienda el uso de un cuestionario validado, el inventario de salud sexual para hombres (SHIM) para evaluar la función eréctil.2

En mi práctica, Penn Urology, todos los pacientes varones completan este cuestionario independientemente de su presentación del diagnóstico o queja principal. Además, la guía también recomienda que la evaluación de los hombres con DE incluya una evaluación de testosterona (T), especialmente si el hombre tiene síntomas de deficiencia de testosterona (TD). Hay dos cuestionarios para evaluar la TD: deficiencia de andrógenos en el hombre que envejece (ADAM)7 7 y deficiencia cuantitativa de andrógenos en el envejecimiento masculino (qADAM). La directriz ED recomienda la ingesta matutina de los niveles totales de T en sangre (recomendación moderada; nivel de evidencia: grado C). Mitchell habló extensamente sobre los factores de riesgo asociados con la disfunción eréctil y otras afecciones y comorbilidades (por ejemplo, diabetes, enfermedad cardiovascular subyacente) y también enfatizó la necesidad de involucrar a profesionales de la salud mental para tratar la ansiedad por el rendimiento, Una de las principales quejas de los hombres con disfunción eréctil, y para el asesoramiento sobre las relaciones sexuales.

Tratamiento ED:

1. Inhibidores de la fosfodiesterasa 5 (PDE5i): la guía recomienda encarecidamente (Nivel de evidencia: Grado B) su uso para lo siguiente:

  • Prescriba a los hombres después de RP o RT, aunque el uso temprano puede no mejorar la función eréctil espontánea y sin asistencia. Sin embargo, una pequeña dosis diaria de PDE5i (tadalafil 5 mg) a menudo es parte de un protocolo de práctica urológica y es parte de nuestro protocolo en estos hombres. (Nivel de evidencia: Grado C)
  • Los hombres con DE y TD pueden beneficiarse de una combinación de terapia T y PDE5i (Nivel de evidencia: Grado B)

2. Dispositivo de montaje al vacío (VED)

  • Recomendación moderada para el uso de un VED (Nivel de evidencia: Grado C). Muchos recomiendan que los hombres comiencen a usar una prostatectomía VED posradical de inmediato.

3. Intrauretral (UI) alprostadil

  • Solo una recomendación condicional. El orador informó que algunos hombres se quejan de que este supositorio uretral no se disuelve totalmente y se cae de la uretra durante el coito, causando una sensación de ardor.

4. Inyecciones intracavernosas (ICI)

  • Recomendaciones moderadas para ICI informando a los pacientes sobre los beneficios y riesgos / cargas.
  • Un «principio clínico» era que los hombres debían recibir instrucciones y demostraciones de inyección en persona.

5. Implantación de prótesis de pene.

  • Una recomendación fuerte para informar a los hombres sobre la opción de un implante de pene, aunque el nivel de evidencia es solo una «C»
  • El asesoramiento sobre expectativas debe ser parte del plan preoperatorio
  • Las contraindicaciones incluyen la presencia de infección sistémica, cutánea o ITU.

El asistente médico, Ken Mitchell, presentó lo que las pautas de AUA ED no recomiendan:

1. Cirugía venosa del pene

2. La terapia de ondas de choque extracorpóreas de baja intensidad se considera experimental

  • Los beneficios no superan los riesgos o beneficios.
  • Solo algunas pruebas de eficacia a corto plazo ya que los ECA variaron en metodología y los resultados no informaron un retorno a la función eréctil normal.
  • Costoso

3. La terapia con células madre intracavernosas y la terapia con plasma rico en plaquetas (PRP) se consideran experimentales

El Sr. Mitchell discutió el problema no fisiológico detrás de la disfunción eréctil en los hombres: el cerebro masculino. Señaló que hay «clínicas de tiro predatorio» ED y Low-T «que se aprovechan del deseo masculino de lograr una función sexual adecuada y la visión social de la» virilidad «. Dado que muchos de estos son programas en línea, es un enfoque «prospectivo», que minimiza la vergüenza y la vergüenza de la persona, ya que es un servicio anónimo. Pero el orador consideró que muchas de estas compañías son de naturaleza depredadora, tratando de vender el concepto de que «la virilidad se puede restaurar» sin una evaluación adecuada.

Señaló que el mecanismo subyacente más común para la disfunción eréctil es vascular. Existe una relación conocida entre DE y CVD y otros factores de riesgo independientes (por ejemplo, edad, tabaquismo, diabetes, hipertensión, obesidad, etc.). Se han observado en muchos hombres con DE. Los síntomas de la disfunción eréctil pueden preceder a un evento CV por hasta 5 años. Cuando la DE está presente en hombres más jóvenes, predice un aumento marcado (hasta 50 veces) en el riesgo de futuros eventos cardíacos. El creciente número de hombres con factores de riesgo de ECV es paralelo al aumento mundial en la prevalencia de DE. Por lo tanto, es importante que los hombres con DE tengan una evaluación exhaustiva de la etiología de la DE y el posible riesgo CV. Las pautas de AUA ED son indispensables para las aplicaciones urológicas.

Presentado por: Kenneth A. Mitchell, MPAS, PA-C, Profesor Asistente, Meharry Medical College, Nashville, TN
Escrito por: Diane Newman, DNP, ANP-BC, profesora contratada de urología en cirugía, Perelman School of Medicine, University of Pennsylvania y codirectora del Penn Center for Continence and Pelvic Health

Referencias

  1. Burnett y col. Disfunción eréctil: directrices de la AUA. J Urol. Septiembre de 2018; 200 (3): 633-641. doi: 10.1016 / j.juro.2018.05.004
  2. Cappelleri, J., Rosen, R. The Sexual Health Inventory for Men (SHIM): una revisión de 5 años de investigación y experiencia clínica. Int J Impot Res 2005, 17, 307–319 (2005)
  3. Inman y col. Un estudio de población longitudinal sobre la disfunción eréctil y la enfermedad coronaria futura. Mayo Clin Proc 2009; 84: 108.
  4. Irwin GM. Disfunción eréctil. Cuidado primario. Junio ​​de 2019; 46 (2): 249-255. doi: 10.1016 / j.pop.2019.02.006.
  5. Katsiki y col. Disfunción eréctil y enfermedad coronaria. Opiniones Curr Cardiol. 2015 julio; 30 (4): 416-21. doi: 10.1097 / HCO.0000000000000174.
  6. Miner y col. Datos básicos del registro TRiUS: síntomas y comorbilidades de deficiencia de testosterona. Mayo de 2011; 123 (3): 17-27. doi: 10.3810 / pgm.2011.05.2280.
  7. Mohamed y col. El cuestionario cuantitativo ADAM: una nueva herramienta para cuantificar la gravedad del hipogonadismo. Int J Impot Res. 2010; 22 (1): 20-4.
  8. Mulhall et al.Evaluación y manejo de la deficiencia de testosterona: Guías de la AUA. J Urol. Agosto de 2018; 200 (2): 423-432. doi: 10.1016 / j.juro.2018.03.115.
  9. Nehra y col. Diagnóstico y tratamiento de la disfunción eréctil para la reducción del riesgo cardiovascular. J Urol. Junio ​​del 2013; 189 (6): 2031-8. doi: 10.1016 / j.juro.2012.12.107.
  10. Osondu y col. La relación entre la disfunción eréctil y las enfermedades cardiovasculares subclínicas: una revisión sistemática y un metanálisis. Vasc Med. Febrero 2018; 23 (1): 9-20. doi: 10.1177 / 1358863X17725809.
  11. Rosen y col. Desarrollo y evaluación de una versión abreviada de 5 ítems del Índice Internacional de Disfunción Eréctil (IIEF-5) como herramienta de diagnóstico para la disfunción eréctil. Int J Impot Res. 1999; 11: 319-326. http://www.nature.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *